BELLA ITALIA

P1040486Hace poco hice un viaje que sé que voy a volver a hacer. Me habían hablado muy bien de Italia pero la verdad ha sido mucho mejor, como ir paseando por rincones sacados de las películas de Roberto Benigni. 

Mi ruta empezó en Verona, la ciudad de los amantes, con un paseo por sus calles para ver un poco el centro de esta ciudad.  Los veronenses y turistas enamorados han llenado de candados muchos puntos de la ciudad.

 Después, continuamos  camino a Venecia,que está a poco más de una hora en coche por autopista desde Verona. El viaje hasta la ciudad de Casanova se hizo corto contemplando los paisajes que nos íbamos encontrando. 

Cuando llegamos cogimos el vaporetto hasta llegar a la fantástica Piazza San Marcos y durante el trayecto  no sabías dónde mirar,  palacios de las grandes familias venecianas y siglos de historia por todas partes ¡Impresionante!

Ya en la plaza de San Marcos, subimos al Campanille, la torre de la basílica de San Marcos. Vimos toda Venecia desde las alturas y menos mal que hay ascensor para subir. Es una visita totalmente recomendable, lo que se ve desde allí te deja sin palabras. 

Mi siguiente visita en Venecia, fue a la basílica de San Marcos, como el resto de la ciudad… ¡es espectacular!,  Toda la basílica esta decorada con mosaicos, hechos con pequeñas, preciosas y brillantes teselas.Hubiera sido un delito estar delante de ella y no verla por dentro.

Desde la parte superior de la catedral, subiendo por una empinadísimas escaleras, pudimos disfrutar otra vez de Venecia desde las alturas.

La visita coincidió con una doble celebración en la ciudad, por una parte, toda Italia celebraba el día de la liberación, que ponía fin a la participación del país en la Guerra Mundial y por otra el día de San Marcos. Pudimos ver una procesión y a muchos venecianos llevando su bandera.

Después de un largo paseo por sus calles y callejuelas, por fin llegó  una merecida cena a la orilla del  gran canal.   Quedó pendiente una vuelta en góndola,  pero bueno, eso se reserva para otra ocasión. 

De vuelta a Verona, tocaba descubrir  un poco más de esta ciudad. Pensaba que no era muy grande y me sorprendió con grandes palacios, monumentos e iglesias por todas partes. 

La verdad es que Romeo tenía que andar mucho para ver a su amada Julieta. Verona, es sin duda, una ciudad con un gran encanto y muchas cosas que ver y hacer.

Quien haya visitado la casa de Julieta se habrá dado cuenta de que era  una de las familias pudientes de Verona.

Romanticismo en estado puro y lo digo yo que  mi Romeo se perdió por el camino, dejémoslo ahí.

Ahora el romanticismo parece  estar en desuso.Hoy en día casi no quedan Romeos que hagan cosas así por sus Julietas.  Pero… ¡alguno habrá!

La verdad es, que Italia , es preciosa, por lo poco que he visto de ella. Acabo de venir y ya tengo ganas de volver , porque aún me queda el viaje en Góndola, y descubrir más lugares, como Florencia y toda la Toscana.

Pero… ¡Quién sabe!. 

Espero que os haya gustado.

Y ser felices 😉

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s